domingo, 16 de marzo de 2008

DELIBERAR LA PSICOSIS (de Marcelo Percia)

LO QUE ME PROVOCÓ LA LECTURA (con algunas reformas)
dic 2004-enero2005
Un texto que evoca... genera... convoca sensaciones tornasoladas

Tiene y tengo hambre y sed de saber, desazón, dolor, propio (ajeno), admiración, risa.

Preguntontas:
Seré la madre cocodrilo?... el hueco que genera y construye se destruye... los finales nunca son tales y las historias no terminan en la felicidad sino que transitan, ocasionalmente, entre el dolor y la dicha... ¿cómo se mide la capacidad de discapacitar a otro ser que, aún vivo, aquí y ahora se perdió en su propia nadidad? ¿es falta de amor, de límite, es previscible, es preservable? ¿cómo se convive con el sufrimiento y el dolor en esa parcialidad dislocada e integrada en un todo que no alcanza a ser?

Fuí buscando "soluciones", "respuestas", "formulas", "máximas". Inevitablemente me pienso a mí misma en fábula. ¿Es tal vez contar el cuento otra vez que lo hace diferente?, ¿cómo sentir propio el dolor ajeno?. Es inevitable remitirme a mi propia historia y pensarme hija, madre, mujer, ¿cómo se acostumbra uno al maltrato?

Amé y qué odié. La misma mano que acaricié fue puño cerrado golpeando mi cara. El mismo hombre con el que concebí 2 hijas y un futuro gestó conmigo el deseo de morir. Morir era el alivio, el paraiso para irme de su lado (donde ya me había muerto-en-vida)
¿Quien me salvó entonces?, ¿fui yo? ¿estaba ahí cuando eso pasaba?... (sentirse tan ajeno a uno mismo duele, confunde, enferma), he representando un pasado sin representante o represaentación.

"Deliberar..." ¿cómo decir algo que no es lo que se está diciendo?. A veces el texto se va, como tomas que intento percibir, busco capturar... algo

En un viaje sin retorno intento de naturalizar lo estereotipado, describir lo inexplicable, dar cuenta del desafío que implica no entender nada,es más que la palabra, es esa falta terrible.
Lo no existente da cuenta de su vacío como el negativo de la fotografía recortando figuras que vemos a contraluz (¿que ejempo de contraluz habrá con las cámaras digitales?)

Admiro pender de un hilo -hamacarse y sostenerse- entre las dimensión de un infinito perdido y los restos de un mundo estallado.

"La clínica como potencia colectiva de metáforas que inventan huecos tras el terrible enmudecimiento del habla" "del impoder de la lengua nace la posibilidad del habla. Su potencia de decir, incluso, lo innecesario"

Sumergirse en lo mas denso, en lo más oscuro, intentar iluminar esas manchas de petróleo sin encenderlas(creo en ese acto de amor)

(mi querido atrevido, ser equilibrista entre las llamas del dolor y del olvido requiere de un profundo amor a lo desconocido)
"la psicosis"parec el paisaje que dejó el tsunami. Restos de un destrozo paradisíaco, como el paradigma del dolor impensable, un dolor no dosificado, un dolor que hace tan evidente la propia impotencia ante la muerte, un paraíso que es un cementerio.

"Deliberar" lleva de la mano a recorrer el paisaje de una tragedia, como si fuera un sobreviviente que puede darnos, de a ratos lo que quedó de si mismo.
Recorrido histórico que supera lo cronológico y da una vuelta más, entre conceptos y cuerpos muertos, o muertos vivos, o vivos que, ausentes de su propia desolación, piden a gritos un respiro.

La conclusión diagnóstica como una "miseria necesaria"... "Diagnósticos", "Casos", "Sobre el acaecer", los diagnósticos han pasado a formar parte de los "vocablos ofensivos", nos "tranquiliza" juzgar , condenar, etiquetar, "eso" que no logramos comprender deja de ser persona para ser enfermedad.

Los adjetivos calificativos resultan categorías excluyentes y somos todos cómplices y socios el juicio y la condena.

¿Extremos conceptuales?, volver a lo más básico, ausente caricia, ternura nunca registrada ni siquiera como perdida y ese abrazo que jamás llegó gritan su vocación de existir a través de otras voces, otras formas de expresarse.

Y si como dice un amiga: "La psicosis no existe, los psicóticos son seres de otro planeta, que con un idioma que no entendemos, reglas que desconocemos y formas de pensar que tal vez jamás alcancemos pero sufren" (será que vale más un marciano que un terrestre)

Leo acerca Moffatt , recuerda mandatos insistentes de "no solo hay que serlo, también hay que parecerlo", aún así ¿quien te quita lo bailado cuando redoblas la apuesta con la vida y desafías los estereotipos una vez más?.

Las experiencias que desestructuran desintoxican, y por otro lado, generan una especie de "engrandecimiento identificatorio"(esto es un "conismo"): es como si estos "personajes" fueran héroes de historietas generando esa sensación de "se puede", como cuando después de haber visto Kill Bill y creemos ser Beatriz Kiddo (tanto en la potencia de su fortaleza como en su profunda vulnerabilidad) y dan ganas de patear el tablero y buscar un destino -al menos diferente-.

Creo en los puntos que forman la línea del horizonte, limite virtual (casi alucinatorio) y la sensación de que hay un punto de llegada, y al menos un motivo para andar.

PD: Aunque a los superheroes siempre los villanos los muelen a palos...

2 comentarios:

Servidores dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Servidor, I hope you enjoy. The address is http://servidor-brasil.blogspot.com. A hug.

Anónimo dijo...

LOS CAGAN A PALOS PERO SALEN VICTORIOSOS.LA VIDA ES RESUCITAR TODOS LOS DIAS.FUERZA GUACHA!

Contribuyentes

Archivo del blog