miércoles, 30 de septiembre de 2009

NEBLINA

En mi vida
un océano de fuego
con las cicatrices cansadas
con los pensamientos sufriendo
con las manos curtidas, si,
(llevando las caricias de Dios
en el recuerdo de mis días
con vos)

Dulce
hombre
gritando en silencio
ahogando lágrimas ácidas
perforándose en la claridad
inventándose una forma de no estar
perdido, hoy,
de si mismo

Cada cuchillada en tu pecho
duele,
en mi cansado corazón
(como duele mi padre muerto
como duele la soledad del mundo
como duele quererte
amor
cómo duele)

Tantas voces aturdiéndote
se irán disipando en la bruma
dejarán de acosarte los fantasmas
y cuando vuelvas a vos
hombre, de noble coraje
tus letras devendrán en diamante
(será recuerdo el negro carbón)

1 comentario:

edy ven mott dijo...

Cerra un poco los ojos, descansa tu cabeza, reposa el cuerpo.Dormi...Nada...Un momento soña, disfruta que estas viva y das vida a montones de muertos.
Abrazate a la almohada, abrazate con el agua.
Un besote, poeta...

Contribuyentes

Archivo del blog