sábado, 10 de octubre de 2009

Carne Fuego Heridas

Donde hubo amor
ahora hay carne vieja
con sabor a cocaína
carne caída, perdida
triste,
ella lo hace gozar
de vez en cuando
pagando
el sexo de un joven tonto
con líneas blancas
bien armadas

Ella es la mentira
siniestra
suave
y silenciosa
va...
minando el terreno
de la confusión
acepta
un poco de sexo desamorado
(¿porqué no?)
resignada
todo ha perdido
(salvo
el egoísmo)

Vieja carne vencida
rogando por esa piel herida
juega
a ser una madre incestuosa
le da
su teta agridulce
y su sonrisa
cocainómana

Él va...
a su encuentro,
a dormir entre sus piernas
perdido
el "taxi boy" del vicio
el 840
que se enamora
de su propia perdición

(a esos mortales que suponen una inmortalidad terrenal)

1 comentario:

Amnesis Poética dijo...

Donde hay carne, hay necesidad. Donde hay necesidad, hay algo de amor. Caemos en nuestras propias trampas, y deseamos que nos curen las heridas con la peor de las llamas...
Un beso!

Contribuyentes

Archivo del blog